El FMI rebaja en dos décimas sus previsiones de crecimiento de la economía mundial para 2018 y 2019, por la incertidumbre política internacional

11/10/2018 - El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado sus previsiones de crecimiento de la economía mundial para 2018 y 2019 en dos décimas respecto a las publicadas en su informe de abril, hasta el 3,7% en ambos casos, misma cifra registrada el pasado año 2017. Dicha revisión se debe fundamentalmente a que algunos de los riesgos que ya se plantearon en la anterior edición del informe se han materializado, ha destacado durante su intervención el economista jefe del Fondo, Maurice Obstfeld. La presentación del informe semestral del FMI “Perspectivas de la economía Mundial” (World Economic Outlook, WEO), tuvo lugar en Bali el pasado 9 de octubre, al inicio de su asamblea anual y se hizo con el título de "Retos para un crecimiento estable", que refleja muy claramente las preocupaciones del FMI.

Las estimaciones de crecimiento para las economías avanzadas también se reducen, situándose en 2,4% para 2018 y 2,1% para 2019. La previsión para la zona euro baja dos décimas para 2018, hasta el 2,0%, y 1,9% para 2019, afectada por la incertidumbre en las negociaciones del brexit, la ralentización de las exportaciones y el aumento de los precios de la energía. El informe destaca que España seguirá en el grupo de los países de mayor crecimiento entre las grandes economías de la zona euro, aunque confirma una notable ralentización, con un crecimiento previsto para este año del 2,7% y del 2,2% para 2019, frente al 3,0% registrado en 2017.

EE.UU. mantiene un crecimiento sólido del 2,9% previsto para este año gracias al pleno empleo y las políticas de estímulo fiscal, pero el FMI prevé un deslizamiento hasta el 2,5% en 2019, una vez se aprecien los efectos de las políticas del actual gobierno de los EE.UU., la revisión de los tratados comerciales y la aplicación de aranceles a los productos chinos. En el otro lado de esta guerra comercial, también China ha visto revisadas a la baja sus previsiones de crecimiento, hasta 6,6% (2018) y 6,2% (2019), frente al 6,9% de 2017.

Para el conjunto de los países emergentes la revisión es aún más dura, rebajando la previsión de crecimiento en 2 y 4 décimas respectivamente para 2018 y 2019 respecto a la de abril y dejándola en un 4,7%. Las crisis de Argentina o Turquía, o las nuevas sanciones a Irán son los ejemplos más visibles de unas incertidumbres geopolíticas que además han generado una desaceleración de las inversiones. En el caso de algunos países productores de petróleo, como Arabia Saudí o Rusia esta tendencia se puede ver suavizada gracias al aumento de los precios del crudo.

Se puede consultar el informe del FMI completo y en inglés en el siguiente enlace.

Últimas Noticias