En 2011 las exportaciones marítimas españolas fueron un 21,8% superiores a las registradas en 2008 mientras que las importaciones y el cabotaje sólo alcanzaron niveles de 2000-2003

En 2011 las exportaciones marítimas españolas fueron un 21,8% superiores a las registradas en 2008 mientras que las importaciones y el cabotaje sólo alcanzaron niveles de 2000-2003



En 2011, el comercio marítimo español (importaciones + exportaciones + cabotaje) aumentó un 3,0% totalizando 302,7 millones de toneladas (Mt). En estas cifras no se incluye el movimiento portuario de carga en contenedores en régimen de tránsito internacional, que alcanzó 45,5 Mt, un 5,8% más que el año anterior. Estos datos se desprenden del análisis realizado por el gabinete de estudios de ANAVE de los datos publicados por el Organismo Público Puertos del Estado.

La parte más importante del crecimiento se debió a la mercancía general, que aumentó un 8,7%, hasta 97,3 Mt. Los tráficos de graneles se mantuvieron en niveles similares a los de 2010, con crecimientos del 0,2% para los graneles líquidos (que sumaron 134,3 Mt) y del 1,1% (hasta 71,1 Mt) para los sólidos.

El comercio exterior español (importaciones + exportaciones) movió en 2011 un total de 263,1 Mt, un 3,4% más que en 2010. Se importaron 188,6 Mt, un 0,8% menos que en el año anterior, mientras que se exportaron 74,5 Mt, con un aumento del 15,6%. Las importaciones supusieron el 71,7% del comercio exterior y las exportaciones el 28,3%.

Los graneles líquidos constituyeron el 53,1% de las importaciones, registrando un descenso del 3,6% y totalizando 100,1 Mt. Las importaciones de graneles sólidos crecieron un 1,4%, hasta 55,6 Mt, con una cuota del 29,5% de las importaciones. Finalmente, las importaciones de carga general aumentaron un 4,3%, hasta 33,0 Mt, con una cuota del 17,5%.

Por tipos de productos, las importaciones de carbón aumentaron un 28,1% y las de productos del petróleo un 5,8%. Sin embargo, descendieron las de gases licuados (-18,5%), mineral de hierro (-9,8%), productos químicos (-9,7%), materiales de construcción (-2,5%) y petróleo crudo (-2,0%).

La mercancía general constituyó el 61% de las exportaciones, totalizando 45,6 Mt (+16,3%). Los graneles líquidos, con 18,1 Mt (+19,0%) supusieron el 24,3% de las exportaciones y los graneles sólidos, que aportan el 14,4% restante, aumentaron un 7,7% hasta 10,7 Mt.

Son patentes los efectos de la débil demanda interna, que obliga a las industrias españolas a esforzarse por situar sus productos en el exterior: mientras las importaciones y el cabotaje se situaron en niveles similares a los de los años 2000 a 2003, las exportaciones fueron un 21,8% superiores a las registradas en 2008.

En 2011, España importó 52,1 Mt de crudo, un 0,6% menos que en 2010. La distancia media aumentó un 11,2% hasta 3.911 millas, como consecuencia de las tensiones políticas en Libia y el subsiguiente bloqueo de la UE a sus exportaciones desde marzo hasta noviembre, lo que obligó a las refinerías españolas a importar  el crudo de otros orígenes más lejanos.

Los principales beneficiados de esta situación fueron Rusia, que se posicionó como el mayor suministrador de España con 8,0 Mt (con una cuota del 15,3% y un aumento del 19,7%) y Arabia Saudí, que alcanzó la segunda posición, con 7,7 Mt (14,7% de cuota y un aumento del 16,6%). En conjunto, los países de la OPEC, entre ellos Libia, nos suministraron 28,7 Mt (-8,6%) con una cuota del 55,1%.

A lo largo de 2011, el precio del barril de crudo Brent alcanzó su valor máximo entre abril y mayo, para después descender ligeramente hasta finales de año, resultando un precio medio de 111,3 $/barril, el máximo histórico del precio medio anual.

El coste CIF medio del crudo importado en España durante 2011 se situó en 78,00 €/barril (108,6 $/barril), un 33,1% más que en el año anterior. El cambio medio euro/dólar fue de 1,3920 $/€, aumentando un 5,0% respecto a 2010.

(31-5-12)