La CE propondrá reforzar normas internacionales de seguridad marítima tras naufragio del “Costa Concordia”. El diputado socialista José Segura ya había presentado en el Congreso una Proposición no de Ley en la misma línea.

La CE propondrá reforzar normas internacionales de seguridad marítima tras naufragio del “Costa Concordia”. El diputado socialista José Segura ya había presentado en el Congreso una Proposición no de Ley en la misma línea.

El comisario europeo de Transportes, Sim Kallas, avanzó el 24 de enero que propondrá reforzar las normas de seguridad de la Organización Marítima Internacional (OMI), tras el naufragio del crucero italiano “Costa Concordia”, porque garantizar la seguridad de los pasajeros “es lo primero” en un sector al alza.

“Nuestro objetivo es aumentar la eficacia de las normas de seguridad para los buques de pasajeros en viajes domésticos y los estándares operativos de todos los buques de pasajeros que vienen o parten de los puertos de la Unión Europea”, afirmó Kallas en una comparecencia ante la Comisión de Transportes del Parlamento Europeo.

Kallas ha precisado que el Ejecutivo comunitario estudia desde 2010 cambios normativos para “mejorar la estabilidad de los buques de pasaje tras sufrir daños o una colisión”, pero también “el registro de pasajeros y los procedimientos de evacuación”, y trasladará a la OMI “propuestas adecuadas para mejorar las normas internacionales”.

En España, el portavoz del grupo parlamentario socialista José Segura Clavell había presentado, el 20 de enero, a la Mesa del Congreso de los Diputados, una “Proposición no de Ley sobre la mejora de las condiciones de seguridad de los buques de cruceros, como consecuencia del accidente sufrido, recientemente, por el buque ‘Costa Concordia’, para su debate en la Comisión de Fomento.” En la misma, se precogen propuestas muy similares a las que posteriormente anunciara Kallas.

El comisario europeo ha prometido que cualquier futuro cambio legislativo “tendrá en cuenta las lecciones aprendidas del accidente del 'Costa Concordia’ ” y ha confirmado que “acelerará” el trabajo preparatorio de dichas normas “en la medida de lo posible”, pero ha insistido en que es necesario esperar a los resultados de la investigación por las autoridades italianas para determinar los motivos del naufragio del crucero italiano.

Kallas ha ofrecido a las autoridades italianas el apoyo de la Comisión Europea y de la Agencia Europea de Seguridad Marítima (EMSA) para las operaciones de rescate, salvamento y de investigación, y ha informado de que Bruselas vigila “estrechamente” los preparativos para retirar las 2.300 toneladas de fuel que permanecen a bordo del crucero y “evitar el riesgo de contaminación”. El 23 de enero, EMSA emitió una nota de prensa confirmando que el buque especializado en limpieza de fuel ofrecido por esta agencia había llegado a la zona.

El comisario ha reconocido que el “trágico accidente del Costa Concordia ilustra tristemente que la seguridad debe ser la primera preocupación en el transporte” y ha defendido “el historial impresionante de seguridad en los últimos años” del sector marítimo de pasajeros, a pesar de su rápido crecimiento, como se constata en “el intenso tráfico”. “Pero este desarrollo rápido también requiere de una atención constante de los expertos en seguridad y los reguladores”, ha reconocido.

Además, Kallas ha insistido en la necesidad de estudiar si las normas sobre formación de la tripulación en caso de evacuación “son suficientes o hay que introducir algunas enmiendas” a la normativa actual, tras indicar que “es una de las cuestiones más importantes”. No obstante, ha recordado que tanto la formación de la tripulación como los planes de evacuación se inspeccionan “regularmente” en la UE y ha pedido “no subestimar” el hecho de que la inmensa mayoría de los 4.000 pasajeros fueron evacuados “por medio de la tripulación” en el caso del crucero italiano.

Después de que varios eurodiputados hayan pedido estudiar la posibilidad de limitar el tamaño de los cruceros para pasajeros por la dificultad de evacuar a miles de personas en caso de emergencia, Kallas ha insistido en que esto es un factor que “está en constante revisión”, aunque a su juicio “puede ser abordado correctamente en la construcción” del buque. Ha reconocido, sin embargo, que “se debe analizar seriamente”.

Respecto a las posibles compensaciones para los pasajeros del “Costa Concordia”, el comisario ha explicado que éstas deben determinarse en función de la legislación italiana vigente, dado que hasta el 1 de enero de 2013 no entrará en vigor la normativa comunitaria que transpone el Convenio de Atenas, que prevé compensaciones de “hasta 21.000 euros” por víctima.

El Ejecutivo comunitario prevé lanzar el próximo mes de febrero una consulta pública para que todas las partes interesadas puedan aportar su opinión y experiencia sobre la reforma de las normas de seguridad en el transporte marítimo, y presentará “propuestas legislativas y medidas de acompañamiento a partir del verano”. Antes, este mes de enero, Kallas prevé reunir en Bruselas al sector para escuchar sus aportaciones.

(26-1-12)