Un tripulante muerto y 15 secuestrados en un ataque pirata en el golfo de Guinea

El Consejo lanza un programa para la vigilancia coordinada de la zona por los Estados miembros

29/1/2021 - Un tripulante resultó muerto y otros 15 fueron secuestrados en un ataque pirata al portacontenedores Mozart, que tuvo lugar el 23 de enero a 98 millas al noroeste de Santo Tomé en el golfo de Guinea, según la consultora de seguridad marítima Dryad Global. Los atacantes abordaron el buque y consiguieron irrumpir en la ciudadela, matando a uno de los tripulantes, de nacionalidad azerí, y secuestrando a otros 15, de nacionalidad turca. Otros tres tripulantes permanecieron a bordo del buque.

El Mozart, un portacontenedores de 222 m de eslora y 2.824 TEU de capacidad, propiedad de Borealis Maritime, abanderado en Liberia y operado por la empresa turca Boden Denizcilik, cubría la ruta entre Lagos (Nigeria) y Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

Inmediatamente después del ataque se notificó a todas las autoridades pertinentes y se pidió ayuda a la marina local. Según un portavoz de Borealis Maritime, la naviera “está profundamente consternada por el brutal ataque a los marinos del Mozart que han sufrido una violencia sin precedentes y pide la liberación inmediata de los 15 tripulantes”.

El Consejo aprobó, el pasado 25 de enero, las conclusiones para la puesta en marcha de un programa piloto para la ‘Presencia Marítima Coordinada’ en la zona del golfo de Guinea de efectivos de los Estados miembros. Para ello se establecerá dicha zona como Área marítima de interés, con una “célula de coordinación” que “servirá de apoyo a los esfuerzos de los Estados ribereños y de las organizaciones de la arquitectura de Yaundé para abordar los desafíos crecientes para la seguridad, como la piratería a mano armada y los secuestros a cambio de rescates, que socavan la seguridad marítima y la buena gobernanza de los océanos”.

La Cámara de Comercio Internacional (IMB) alertaba hace tan solo una semana, en su informe anual sobre piratería y robos a mano armada, del fuerte aumento de los incidentes registrados en la zona del golfo de Guinea durante 2020. Según dicho informe los incidentes en esta zona son particularmente peligrosos, ya que más del 80% de los atacantes iban armados.