El sector naviero internacional propone la creación de una fuerza militar de la ONU para hacer frente a la piratería en el Océano Índico

El sector naviero internacional propone la creación de una fuerza militar de la ONU para hacer frente a la piratería en el Océano Índico



El sector naviero en su conjunto (representado por la “Mesa Redonda de asociaciones internacionales de navieros”) ha pedido la creación de una fuerza militar armada de las Naciones Unidas para hacer frente a la crisis de la piratería en el Océano Índico, cada vez más fuera de control.

Integran esta Mesa Redonda BIMCO ICS, Intertanko e Intercargo (organizaciones que juntas representan más del 90% de la flota mercante mundial). Sus presidentes enviaron a mediados de agosto un escrito al secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, en la que piden que la ONU “llame la atención” del Consejo de Seguridad sobre la posibilidad de crear esta fuerza militar. Concretamente, se afirma: “El sector naviero cree que la situación actual sólo puede invertirse con una estrategia contundente que divida el problema en piezas manejables. Creemos que un elemento importante en este enfoque sería el establecimiento de una Fuerza de Guardias Militares Armados de la ONU, que pueda desplegarse en grupos reducidos a bordo de buques mercantes. Ésta sería una fuerza innovadora, dentro de la misión pacificadora de la ONU, pero podría hacer mucho para estabilizar la situación, evitar que se generalice la contratación, de forma privada y no regulada, de personal civil armado, y permitiendo a aquellos Estados miembros de la ONU que no dispongan de fuerzas marítimas –incluidos los situados en la región y más inmediatamente afectados– que puedan contribuir de forma significativa en la lucha contra la piratería.”

Se necesita una “estrategia totalmente nueva”, añaden las organizaciones del sector. “Para ser sinceros, el enfoque actual no está funcionando.” El sector naviero internacional “apoya plenamente” las medidas de la ONU a largo plazo destinadas a ayudar al pueblo somalí, pero está “preocupado de que éstas puedan tardar años, si no décadas, en tener un impacto significativo sobre la piratería.”

“La contratación de guardias privados no hace sino demostrar el fracaso de la comunidad internacional en tomarse el problema en serio y de facilitar el nivel de protección militar necesario. En resumen, los gobiernos, en lugar de hacer frente a sus obligaciones derivadas de la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar, han permitido que el Océano Índico se parezca al ‘salvaje oeste’.”

“Existe un peligro real de que un número cada vez mayor de buques sea incapaz de operar en la región. El desvío de un número creciente de buques tendrá claramente implicaciones geopolíticas y comerciales muy graves, y dañará especialmente las economías de Oriente Medio y África oriental, que ya están viviendo agitaciones políticas y los efectos de una grave hambruna.”


La carta recuerda que 3.500 marinos han sido tomados como rehenes hasta ahora y 60 de ellos están dados por muertos. “Mientras escribimos estas palabras, cientos de marinos están todavía en cautiverio y la ansiedad de estos marinos y sus familias es intolerable. Se recurre cada vez más a actos de violencia para presionar a los negociadores de rescates y al final, cuando los marinos son liberados, a menudo están desnutridos, enfermos o heridos.”

(15-9-2011)