Luz verde de la Comisión Europea al nuevo sistema de tax lease, que no prejuzga la solución del caso abierto

Tras más de un año de negociaciones, la Dirección General de Competencia (DG COMP) de la Comisión Europea, dirigida por el Vicepresidente D. Joaquín Almunia, ha dado el visto bueno a un nuevo sistema español de “amortización anticipada de bienes adquiridos mediante arrendamientos financieros”, o lo que es lo mismo, al nuevo esquema de tax lease que los astilleros españoles llevan meses reclamando.
Este régimen “permitirá deducir fiscalmente el coste de determinados activos adquiridos me-diante arrendamiento financiero desde el inicio de su construcción, sin esperar a que sean explotados comercialmente. Complementa así la posibilidad, que ya tenían los contribuyentes españoles, de acelerar la deducción de este coste en función de los pagos efectuados en el marco de un contrato de arrendamiento financiero”.
El sistema que la Comisión reconoce no se considerará como Ayuda de Estado, será de aplica-ción a cualquier bien adquirido mediante arrendamiento financiero, siempre que se cumplan dos condiciones:

  1. Que no se fabriquen en serie y
  2. Que su periodo de fabricación sea como mínimo de un año.

Además, el sistema será de aplicación independientemente de que el bien esté fabricado dentro o fuera de España y, contrariamente a lo que sucedía con el anterior régimen, la medida será de aplicación automática, no estando sujeta a la aprobación previa de la administración fiscal.
Aunque la aplicación efectiva de este mecanismo está pendiente de su instrumentación concreta mediante una modificación de la normativa española sobre el Impuesto de Sociedades, se espera que dicha modificación se lleve a cabo de forma muy urgente, de modo que el sistema pueda comenzar a aplicarse desde enero próximo.
Estas noticias, que cabe calificar de muy positivas, aclaran la situación del sector de la construcción naval español, que llevaba más de un año pendiente de la concreción de este nuevo sistema para poder contratar en condiciones comparables a las de sus competidores europeos.
No obstante, en su nota de prensa, la Comisión indica que “esta Decisión no prejuzga las conclusiones de la Comisión en cuanto a la compatibilidad de la versión anterior del régimen”. Por tanto, el sector deberá todavía esperar, antes de olvidarse por completo de este asunto, a la resolución del expediente abierto en junio de 2011.